Buscador de libros

Busqueda avanzada
Cómo encontré al autor de mi necrológica: portada
  • N° páginas : 200
  • Medidas: 120 x 180 mm.
  • Peso: 105 gr
  • Encuadernación: Rústica
Descargar Ficha Enviar Ficha

Cómo encontré al autor de mi necrológica [Próxima aparición] HAUEK,JAROSLAV

Relatos en tinta autobiográfica del maestro de la literatura humorística checa Jaroslav Hašek.

Editorial:
Traductor:
Montse Tututsaus
Colección:
EN SERIO
Materias:
RELATOS; NARRATIVA AUTORES EXTRANJEROS;
ISBN:
978-84-948881-8-2
EAN:
9788494888182
Precio:
15.87 €
Precio con IVA:
16.50 €
Aparición:
02/12/2019

¿Quieres comprar este libro? Busca tu librería más cercana

 

Sinopsis

A lo largo de su breve y aventurada vida Jaroslav Hašek se vio obligado siempre a aceptar cualquier trabajo que se le ofreciera: redactor de una revista de zoología, empleado en una droguería, guardián de un faro y muchos más. Todas estas experiencias confluyeron en los muchísimos relatos autobiográficos que escribió en su vida y que relatan historias hilarantes al límite de lo absurdo. Después de la "Historia del Partido del Progreso Moderado dentro de los Límites de la Ley" y "El buen soldado Svejk antes de la guerra", en La fuga continuamos el proyecto de recuperación y traducción de los cuentos de Jaroslav Hašek con esta divertida selección que nos acerca a la biografía de este maestro de la literatura humorística.

Autor: Hašek, Jaroslav

Hašek, Jaroslav

Nacido en Praga en una familia arruinada a causa de los problemas de alcoholismo del padre, Jaroslav Hašek tuvo siempre una vida al límite. Despedido de varios trabajos por su afición a la bebida, se dedicó al periodismo acercándose a los ambientes anarquistas. En 1911 fundó el Partido del Progreso moderado dentro de los Límites de la Ley y se presentó como candidato a las elecciones generales. Durante la I Guerra mundial combatió en las filas del ejército austrohúngaro (experiencia que narra en su única novela Las aventuras del buen soldado Švejk), desertó y se incorporó al ejército revolucionario ruso, donde llegó a ser comandante de todas las operaciones en Siberia. De vuelta en Praga, murió de alcoholismo a los cuarenta años.